¿Qué es un albacea?

Definimos el testamento como un acto jurídico por medio del cual el testador dispone para después de su fallecimiento todos los bienes de su propiedad, o parte de ellos. Entre los múltiples contenidos de una cláusula testamentaria, se encuentra la designación de un albacea, persona de confianza designada por el testador y cuyo cometido principal es el de velar y hacer cumplir, ejecutar, la última voluntad del testador.

¿Quién puede asumir el cargo de albacea? Como hemos adelantado, CUALQUIER persona de confianza, física o jurídica, designada por el testador. Entre otros, un amigo íntimo, un profesional especializado en la materia o incluso un pariente de confianza.

¿Cuántos albaceas puede nombrar el testador? No existe un número determinado, pues el Código Civil se limita a establecer que el testador puede designar a un albacea o más. Sin embargo, existe una limitación: el albacea debe tener capacidad para obligarse, lo que conlleva la prohibición de desempeñar el cargo de albaceazgo a los menores de edad, ni siquiera contando con la autorización de sus progenitores o tutores.

Además, una de las características de dicha figura sucesoria es la voluntariedad, es decir, el hecho de que el testador nombre a su libre albedrío a una determinada persona para que asuma dicho cargo, no conlleva la obligación de asumirlo de forma automática, pues es necesario un acto de aceptación del nombramiento asumiendo los deberes que le ha facultado el testador y con ello, la obligación de actuar con la diligencia propia de un buen padre de familia.

¿Y si decidimos no aceptar o, una vez aceptado, renunciar al cargo sin alegar una causa justificada? Debemos tener claro y conocer con exactitud las consecuencias que conllevaría optar por dicha postura, habida cuenta que podemos actuar en perjuicio de nuestros propios intereses.

Por todo ello, le recuerdo que soy abogada especialista en derecho de sucesiones y podré aclararle cuantas dudas le surjan en su caso concreto.

Espero que le haya servido de ayuda este post. Le espero en el siguiente.

¿Es posible desheredar a un hijo?

Antes de resolver dicha cuestión, es necesario poner de manifiesto que una herencia se divide en tres partes: legítima, mejora y libre disposición.

La legítima, en base al artículo 806 del Código Civil, es aquella porción de bienes, caudal hereditario, que el testador no puede disponer por el simple hecho de que queda reservada para ser adquirida exclusivamente por los legitimarios o herederos forzosos.

Nos referimos a que cuando una persona otorga testamento y manifiesta sus ultimas voluntades, no puede libremente determinar a que sujetos van a ir destinados sus bienes, habida cuenta que existe una porción o parte de la misma que va destinada a sus herederos. Ahora bien, ¿es obligatorio en todos los supuestos reservar esta parte de herencia para los legitimarios, o por el contrario existen excepciones? Efectivamente, en nuestro Código Civil se regulan unas causas legales tasadas de desheredación.

Antes de enumerar las mismas, debemos tener presente que para poder desheredar es necesario, en primer lugar, que incurra alguna de las causas que mencionaremos a continuación y, en segundo lugar, destacar que solo se puede desheredar en testamento expresando en el mismo aquella causa legal que la funde.

Pese a que existen causas para desheredar a padres y cónyuges, las que se podrían alegar para desheredar a hijos, entre otras, serían las siguientes:

  • Haber atentado contra la vida o libertad del testador o su cónyuge siendo condenado por sentencia firme.
  • Haber obligado al testador a hacer testamento o a modificar el que ya tuviese hecho mediante violencia.
  • Negar alimentos al padre que le deshereda sin motivo justificado.
  • Injuriar al testador.

Pero, ¿y si existe reconciliación entre el testador y quien se pretende desheredar?,¿sería una justa causa el maltrato psicológico para desheredar a un hijo? Le recuerdo que soy abogada especialista en derecho de sucesiones y podré aclararle cuantas dudas le surjan en su caso concreto.

Espero que le haya servido de ayuda este post. Le espero en el siguiente.

¿Qué ocurre si el testador no incluye a un heredero en su testamento?

En ocasiones, puede ocurrir que el testador olvide incluir en su testamento a los llamados herederos forzosos, es decir, aquellas personas que suceden al causante y que por ministerio de la ley tienen derecho a la legitima, entendida en base al artículo 806 CC como “la porción de bienes de que el testador no puede disponer por haberla reservado la ley a determinados herederos, llamados por esto herederos forzosos.”

A la vez, el siguiente artículo establece que de forma subsidiaria, son herederos forzosos:

  • Hijos (y descendientes) respecto de sus padres (y ascendientes).
  • Padres (y ascendientes) respecto de sus hijos (y descendientes).
  • El viudo o viuda.

Cuando nos encontramos ante una de estas situaciones entra en juego la figura de la preterición que, a su vez, puede ser de dos tipos:

Preterición intencional: Nos referimos a casos en los que el causante de forma totalmente voluntaria no incluye en su testamento a un heredero forzoso. El motivo principal que conllevaría a dicha omisión, podría ser por ejemplo, porque el testador ha decidido no dejarle ningún bien después de su fallecimiento, lo que justificaría que no se estableciera ninguna mención respecto a su persona.

Consecuencia: artículo 814 CC “La preterición de un heredero forzoso no perjudica la legítima. Se reducirá la institución de heredero antes que los legados, mejoras y demás disposiciones testamentarias.”

Preterición no intencional: En el sentido contrario, nos referimos a supuestos en los que el testador actuando de buena fe no hace mención alguna a sus herederos forzosos bien error, por desconocimiento, etc. Un ejemplo básico para entender esta figura sucesoria sería el siguiente: causante que de joven mantiene una relación sentimental desconociendo la existencia de un hijo fruto de dicho noviazgo.

Consecuencia: “Si resultaren preteridos todos, se anularán las disposiciones testamentarias de contenido patrimonial.” En caso contrario, “se anulará la institución de herederos, pero valdrán las mandas y mejoras ordenadas por cualquier título, en cuanto unas y otras no sean inoficiosas”.

Espero que le haya servido mi ayuda este post. Le espero en el siguiente.

 Le recuerdo que soy abogada especialista en derecho de sucesiones y  podré aclararle cuantas dudas le surjan en su caso concreto.