Antes de dar respuesta a la cuestión planteada en la presente entrada, debemos tener en cuenta los siguientes aspectos:

  1. Existen cuatro tipos de guarda y custodia: monoparental (también llamada exclusiva o individual), compartida, partida, y la ejercida por un tercero.
  2. A falta de consenso entre los litigantes y ante la existencia de hijos menores de edad, la autoridad judicial dando prioridad al interés superior del menor, determinará a que progenitor (o tercero) le corresponde la guarda y custodia de los mismos.

¿Qué es y en qué consiste la guarda y custodia compartida? Es el derecho que tienen AMBOS progenitores con igualdad de condiciones de intervenir en el bienestar, cuidado, y educación de los hijos menores de edad así como el derecho de tener a sus hijos en su compañía, de forma alterna y por diferentes periodos de tiempos, pudiendo ser por semanas, quincenas, meses o incluso trimestres.

De esta forma, el responsable (progenitor) que conviva en cada momento con los hijos menores de edad será directa y exclusivamente el encargado de decidir acerca de las cuestiones diarias de los menores (vestirles, alimentarlos, asegurarles un cobijo y asistencia sanitaria, entre otros) atribuyendo al otro progenitor y durante este periodo de tiempo un régimen de visitas.

En contraposición, la guarda y custodia monoparental es aquella que recae de forma exclusiva sobre uno de los progenitores, llamado progenitor custodio, debiendo éste decidir sobre las cuestiones diarias que afecten a los menores y el encargado, como hemos dicho anteriormente, entre otros, del bienestar y cuidado de los mismos. No olvidemos, que la guarda y custodia exclusiva lleva aparejada la convivencia habitual de los menores, en otras palabras, lo dicho supone que los menores deben convivir junto y bajo la protección del progenitor custodio, estableciéndose respecto al progenitor no custodio el abono de una pensión de alimentos y un derecho de:

  • COMUNICACIÓN
  • VISITAS
  • ESTANCIAS

¿Qué custodia es considerada la mejor? A priori, se trata de una cuestión difícil de determinar puesto que se debe estudiar de forma pormenorizada cada asunto, no pudiendo dar una respuesta generalizada habida cuenta la importancia del interés superior del menor. Por ello, le recuerdo que soy abogada especialista en derecho de familia y podré aclararle cuantas dudas le surjan en su caso concreto.

Espero que le haya servido de ayuda este post. Le espero en el siguiente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s